Sumario
Info SECLA
Inforevista
Editorial
Paso a Paso
Nuevas Tecnologías
Noticias
Cursos y Congresos
Cartas a Endosurgery
Revisiones Bibliográficas
Foro
Informe Encuesta
Videoteca
Indice de Artículos
 

 


powered by FreeFind
 

ESPLENECTOMÍA LAPAROSCÓPICA POR LINFOMA NO HODGKIN

Autores: R. Anula Fernández, J. Mayol Martínez.

Centro: Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo I. Hospital Clínico San Carlos. Madrid

CASO CLÍNICO

La esplenectomía laparoscópica es un procedimiento que se ha extendido en los últimos años convirtiéndose en el abordaje habitual en enfermedades hematológicas benignas, no siendo aún una práctica generalizada en procesos malignos. Se describen algunas variaciones técnicas con respecto al abordaje clásico, de utilidad en la esplenectomía laparoscópica en enfermedades hematológicas malignas.
Se presenta el caso de una paciente diagnosticada de un linfoma no Hodgkin del manto folicular esplénico, en la que se indica esplenectomía más biopsia hepática, eligiendo para el caso un abordaje laparoscópico.
Bajo anestesia general y profilaxis antitrombótica de miembros inferiores, la paciente se coloca en decúbito lateral derecho de 70º y flexión lateral de la columna, con inclinación lateral de la mesa de 20º. El cirujano se sitúa a la derecha de la paciente.Tras establecimiento del neumoperitoneo abierto, a través de incisión por debajo del reborde costal en línea axilar anterior, se introducen otros 2-3 trócares de instrumentación en líneas media y posterior. Se inicia el proceso con la sección de los vasos cortos y el epiplon gastroesplénico accediendo así a la transcavidad. Tras identificar el hilio esplénico se procede a la disección de la arteria esplénica y su ligadura mediante clips. Posteriormente se seccionan las fijaciones al peritoneo parietal y retroperitoneal, completando la sección del pedículo esplénico con endograpadoras. La pieza quirúrgica ha de extraerse intacta para su estudio anatomopatológico mediante minilaparotomía, ampliando el orificio de uno de los trócares. La intervención se completa con la toma de biopsia hepática con trucut. Para prevenir la posibilidad de fuga esplénica se aplican adhesivos de fibrina tópicos, evitando el uso de drenajes intrabdominales.

CONCLUSIONES

1. La posición del paciente en la mesa de quirófano constituye uno de los aspectos básicos que permite la mejor exposición y control del hilio esplénico, además de completar otros procedimientos quirúrgicos sin necesidad de utilizar trócares adicionales.

2. A pesar de que la experiencia en enfermedades hematológicas malignas es menor, la esplenectomía laparóscópica ha demostrado ser una técnica factible que se acompaña de una rápida recuperación, bajas tasas de morbilidad asociada, y resultados similares en cuanto a control de la enfermedad con respecto a la técnica abierta, sin que existan aún estudios a largo plazo.


 

Página desarrollada por Grupo Quator/Edicorp. Webmaster:cgc@edicorp.es